Descubre en este video qué es la microbiota y cómo puede mejorar tu calidad de vida una microbiota sana.

La fibromialgia (FM) es un síndrome prevalente, caracterizado por dolor crónico generalizado, fatiga y alteraciones del sueño, el cual es difícil de diagnosticar y de tratar.

En los últimos años se han acumulando pruebas sobre el papel fundamental que tiene la microbiota intestinal sobre una gran variedad de patologías. Entre estas se incluyen el sistema metabólico, cardiovascular, oncológico, neurológico y trastornos psiquiátricos.

Aunque los datos son escasos sobre el papel de la microbiota intestinal en la fisiopatología del dolor crónico, pero hay un creciente entendimiento de las interacciones entre la microbiota intestinal y el sistema central, también conocido como el «eje intestino-cerebro», lo cual hace razonable la hipótesis de que también puede afectar el procesamiento del dolor y la percepción del dolor.

<strong>Resultados </strong>

Fueron en total 156 participantes, 77 pacientes con fibromialgia y 79 participantes de control. En el grupo control se incluyeron a 11 familiares de primer grado de los pacientes de FM participantes, 20 miembros del hogar de los pacientes, y 48 sujetos sanos (no relacionados con los pacientes de FM).

Los pacientes con fibromialgia eran mujeres (edad media, 46 a 68 años), que en promedio habían sido diagnosticados con FM; los puntajes de los criterios de diagnóstico de FM 2016 y los puntajes del cuestionario de impacto a la fibromialgia fueron significativamente más altos en pacientes en comparación con todos los grupos de control.

La calidad del sueño de los participantes fue evaluada mediante el cuestionario de índice de severidad de sueño. Los pacientes con fibromialgia informaron más dificultad para conciliar el sueño, mantener el sueño, así como, despertar muy temprano.

<strong>Discusión </strong>

La composición del microbioma intestinal mostró alteraciones significativas en pacientes con FM. Estas diferencias son evidentes, aun al utilizar múltiples enfoques analíticos, en general se revela un patrón distinto del microbioma fecal en FM. El diagnóstico de FM y sus características clínicas (dolor, fatiga y síntomas cognitivos) explicaron más varianza del microbioma que cualquier otra covariable, incluyendo la demográfica, antropométrica y variables dietéticas, así como comorbilidades y consumo de medicación.

Los taxones que se identificaron y que pudiesen ser exclusivos de FM, son: C. scindens en mayor abundancia tanto en fibromialgia como en fatiga crónica, H., parainfluenzae y F. prausnitzii se encontraron con disminución significativa en FM.

<strong>Conclusión </strong>

Con la comparación encontrada, entre los pacientes con fibromialgia y los controles, se observa una línea de alteración en las especies metabolizadoras de butirato, el análisis de metabolitos séricos dirigido verificó diferencias en el suero, tanto en niveles de butirato y propionato en pacientes con fibromialgia.

<strong>Referencia </strong>

Minerbi, Amir<sup>*</sup>; Gonzalez, Emmanuel; Brereton, Nicholas J.B.; Anjarkouchian, Abraham<sup>e</sup>; Dewar, Ken<sup>c,f</sup>; Fitzcharles, Mary-Ann; Chevalier, Stéphanie; Shir, Yoram<sup>a</sup> Altered microbiome composition in individuals with fibromyalgia, PAIN: November 2019 – Volume 160 – Issue 11 – p 2589-2602 doi: 10.1097/j.pain.0000000000001640

Esta hipótesis se ha apoyado con diversos estudios en animales, en los que se han demostrado que la microbiota intestinal juega un papel importante en el desarrollo de dolor visceral, dolor neuropático inducido por quimioterapia y la tolerancia a los opiáceos. Hasta ahora, los estudios en humanos se han centrado en alteraciones de la microbiota intestinal en varios trastornos de dolor visceral, mostrando alteraciones consistentes en individuos con intestino irritable y en pacientes que padecen enfermedades crónicas. De manera similar, los pacientes con síndrome de fatiga crónica (SFC), los cuales comparten algunos síntomas característicos de la FM, se ha demostrado una alteración importante de la microbiota intestinal.

En la Fundación, sabemos la importancia de tener un intestino limpio y una flora intestinal saludable. Con la hidroterapia de colon y el consumo de probióticos, el intestino se depura de residuos y toxinas acumuladas por exceso de medicamentos, esto produce un sistema digestivo con flora intestinal saludable, lo que ayuda a mejorar la calidad de vida y a reducir el dolor.

¡Contáctanos, podemos ayudarte!. Envíanos tus datos o escríbenos vía  WhatsApp.