Consiste en la inyección de un anestésico local (lidocaína o procaína) con fines terapéuticos, produciéndose un estímulo reflejo sobre los circuitos de autorregulación del organismo del paciente, mejorando su funcionamiento por aislamiento de las zonas afectadas o de dolor.