El dolor generalizado para las personas con FM resulta una constante así como también experimentar dolores específicos en alguna parte del cuerpo, como en las rodillas, lo cual dificulta actividades tan cotidianas como caminar, sentarse, pararse o agacharse o hacer cualquier tipo de ejercicio que involucra la fuerza de las piernas.

El dolor en la rodilla asociado a fibromialgia puede ser particularmente doloroso por la noche (y cada vez más frustrante cuando se experimenta con el síndrome de piernas inquietas, otra condición común). Muchas personas informan que el dolor comenzó en una rodilla y luego en ambas. Puede ser particularmente molesto, ya que por lo regular la capacidad de una persona para moverse y realizar rutinas diarias más básicas y funciones se ve afectada. La rodilla y todos los músculos de las piernas que rodean trabajan juntos en un equilibrio con el fin de mantener todo sin dolor y en funcionamiento, por lo que una parte de este sistema que esté fuera de su lugar, puede causar grandes problemas.

¿Cómo obtener alivio del dolor de rodilla?

Lo primero y lo más importante es acudir con el médico especialista en rodillas para asegurarse de que no hay alguna extra a la fibromialgia que esté causando el dolor y para desarrollar un tratamiento a la medida para los síntomas tanto de la fibromialgia como del de rodillas.

Ejercicio

Si hay una lesión en la rodilla el médico con base en la clínica, recomendará qué lo ideal, es descansar. Si no hay ninguna lesión aparente y el dolor es un dolor de articulaciones asociado a fibromialgia, se recomendaría ejercicios de bajo impacto ya que el suave movimiento y el ejercicio es algo que puede ayudar en el tratamiento de algunos síntomas de la fibromialgia.

Los ejercicios más recomendados son en el agua, ya que es posible hacer aeróbicos en el agua con un muy bajo impacto, en el que tendrá que caminar, correr, saltar y hacer otros ejercicios de tipo cardiovascular.

La piscina es también un gran lugar para hacer yoga, tai chi, o cualquier otro tipo de ejercicio de este tipo ya que el agua proporciona resistencia natural para ayudar a trabajar con cuidado las rodillas doloridas.

Masaje

Son excelentes para relajarse y aliviar el estrés y puede ser una excelente herramienta para atacar y grupos musculares dolorosos.

Un fisioterapeuta capacitado puede centrarse en los grupos de músculos que tienen que ver con el dolor de rodilla y trabajar en ellos con el fin de ayudar a aliviar las molestias en la zona.

A menudo, los puntos gatillo, o pequeños nudos en la fascia o músculo, pueden causar dolor.

Es importante acudir con un fisioterapeuta que ha sido entrenado en el masaje de puntos gatillo, puesto que será capaz de localizar, orientar y tratar de manera efectiva y evitando generar más dolor en estos puntos. Mientras que un masaje en estos puntos por alguien que desconozca de la FM, puede infligir más dolor.

Acupuntura

Otra estrategia para aliviar el dolor de rodilla es la acupuntura. Un acupunturista coloca pequeñas agujas en varios puntos de la piel. Según la medicina tradicional china, la inserción de estas agujas ayuda a restaurar el flujo de energía a lo largo de sus diferentes vías o meridianos.

La medicina occidental no utiliza estos términos para explicar el proceso de tratamiento de acupuntura, pero dice que es eficaz. Ayuda a producir sustancias químicas del cerebro conocidas como endorfinas las cuales pueden ayudar a reducir la sensación de dolor. También estimula la producción de cortisol, lo que ayuda a reducir la inflamación.

Hielo y Tratamiento Térmico

Una manera eficaz de tratar el dolor de rodilla en casa es con una bolsa de hielo, ya que este puede ayudar a reducir el dolor y a calmar la inflamación en las articulaciones y los músculos.

Hay que tener cuidado en no dejar la bolsa durante demasiado tiempo (frío tan extremo durante largos periodos de tiempo, pueden causar daños en la piel). Un tiempo considerable es 10 minutos, 3 veces al día.

Mientras que el hielo es bueno para calmar y desinflamar las rodillas, el calor puede ayudar a aliviar la rigidez de rodilla antes de empezar a moverse.

El calor húmedo provoca una sensación de calma y ayuda a la movilidad en las articulaciones rígidas. Se puede hacer una almohadilla térmica húmeda casera simplemente tomando dos toallas pequeñas y mojarlas con agua y colocarlas en la zona.

dolor-rodilla