Las personas que viven con fibromialgia conocen la mayoría de sus síntomas y decir “¡me duele todo el cuerpo!”, suele ser la queja más habitual de las personas. Además, se suelen sentir incomprendidos y maltratados por los que les rodean al no creer en su enfermedad. En muchas ocasiones, esta incredulidad se ve aumentada cuando los médicos desacreditan las dolencias físicas que se sienten y las atribuyen a un desequilibrio meramente emocional. Actualmente en el gremio médico existen diversas opiniones pero afortunadamente a nivel mundial cada vez hay más interés en la fibromialgia, por entenderla y eventualmente, encontrar una cura para poder brindar una mejor calidad de vida a todas las personas afectadas por este síndrome.

Cuando la familia de la persona con fibromialgia se involucra en el tratamiento, puede llegar a sentir impotencia al verse incapaces de hacer algo por ayudarles. Sin embargo, hay una serie de cosas que la familia puede hacer como tratar de entender lo que les pasa. Es evidente que no van a poder comprender como de un momento a otro, sienten un dolor tan terrible que no pueden moverse más, o como es que al despertar se sienten tan cansadas, pero ser empático no implica vivir el mismo dolor, implica comprender que los planes pueden cambiar y que debe ser muy duro de un momento a otro sentir que ya no pueden más. Es importante que los familiares o cuidadores de las personas con fibromialgia conozcan estos 10 datos clave sobre.

1 Es una enfermedad crónica

La fibromialgia engloba un conjunto de síntomas frente a los que todavía no hay cura. Hablamos por tanto de una enfermedad crónica.

2 El principal síntoma es el dolor músculo- esquelético

Principalmente, se caracteriza por la presencia de dolor generalizado en el sistema musculo esquelético, es decir, duele tanto a nivel muscular, como a nivel articular.

3 Tiene más síntomas

Fatiga, problemas de sueño, rigidez articular, cefaleas, rigidez, trastornos emocionales, problemas de concentración y memoria, adormecimiento de manos y pies, síndrome de dolor temporomandibular y periodos menstruales dolorosos, son algunos otros síntomas que se presentan.


4 La intensidad del dolor es la clave

La fibromialgia comparte ciertos síntomas con otras enfermedades, sin embargo, algo que ayuda a detectar esta enfermedad es la intensidad y el tipo de dolor, que por lo general, es muy intenso.


5 Hay una serie de puntos gatillo

Los puntos gatillo se encuentran a lo largo del cuerpo como en cuello, hombros, espalda, cadera, brazos y piernas y sirven como un método diagnóstico y también es cierto,  que hacen que el dolor se concentre.

6 Afecta más a mujeres que a hombres

La fibromialgia es más común en mujeres que en hombres, su prevalencia es de 20 mujeres por cada hombre.


7 Está vinculada a un factor hereditario

Se sabe que si algún miembro de la familia vive o vivió con esta condición, alguien en futuras generaciones, muy probablemente la desarrollará.

8 No se conoce su causa

No se conoce que haya una sola causa, pero sí se tienen en cuenta posibles factores desencadenantes como por ejemplo situaciones de estrés, tanto físico como emocional que, en personas con una base de predisposición, provocarían los síntomas de la enfermedad. Cirugías, traumatismos o infecciones crónicas podrían desencadenar fibromialgia y, si hablamos de estrés emocional, podrían ser desencadenantes de fibromialgia situaciones de acoso laboral, pérdida del empleo, problemas familiares o incluso abusos sexuales.

La base de predisposición vendría determinada por una base fisiopatológica que, según los últimos estudios, se debe a trastornos de las moléculas encargadas de llevar a cabo la transmisión del estímulo nervioso. Tanto a nivel de sistema nervioso central como de sistema nervioso periférico se han descrito numerosas alteraciones y es hacia ahí hacia donde apuntan los tratamientos farmacológicos actuales.

9 Hay medicamentos que ayudan a paliar el dolor

Es habitual que a se les indique una gran cantidad de medicamentos regularmente alópatas, el cual, eventualmente genera en la gran mayoría de las personas efectos secundarios de tipo físico y emocional.


10 Ejercicio físico, una dieta saludable y apoyo psicológico son claves para el tratamiento

El ejercicio siempre resulta benéfico, pero es importante buscar aquél que no genere más dolor y que sea tolerable, como terapia acuática, yoga y Tai chi. Los hábitos alimenticios idealmente deben cambiar y preferir el consumo de verduras y proteínas orgánicas. Además, será imprescindible para afrontar los cambios de vida ocasionados por la enfermedad, contar con apoyo psicológico.

sintomas-fibromialgia